Área Privada:
  •  






Prevención de la Anorexia y Bulimia

Bulimia  

Click para aumentar
 







 

La bulimia nerviosa se caracteriza, además de por el terror a engordar o subir de peso, por la falta de autocontrol en la alimentación.

Estos pacientes sufren episodios recurrentes de voracidad, los llamados “atracones”, en los cuales ingieren grandes cantidades de alimentos en muy breve espacio de tiempo.

Las personas que sufren bulimia se sienten incapaces de controlar el tipo y cantidad de comida que toman durante los “atracones”, experimentan un fuerte sentimiento de culpabilidad y realizan después conductas compensatorias inapropiadas como la provocación del vómito, el uso excesivo de laxantes y diuréticos y periodos de ayuno con el fin de no ganar peso.

El comportamiento bulímico suele mantenerse en secreto y, a diferencia de los pacientes que sufren anorexia, los bulímicos no tienen habitualmente una figura demacrada que los traicione, lo que dificulta la identificación de esta enfermedad.

La autoinducción del vomito de forma continuada causa trastornos fisiológicos graves en el aparato digestivo y el abuso de diuréticos y laxantes puede llegar a producir alteraciones metabólicas y cardiacas fatales.

Muchos de los síntomas de la bulimia son compartidos a los de la anorexia, de hecho del 30% al 50% de los adolescentes bulímicos también cumplen los criterios de la anorexia nerviosa al inicio de su enfermedad.

Otros TCA

Trastorno por atracón o comedor compulsivo.

Estas personas presentan periodos de voracidad coincidiendo con momentos de estrés o ansiedad, sin que realicen conductas compensatorias purgativas.

Con frecuencia suelen estar permanentemente a dieta.

El principal problema de este trastorno es que puede evolucionar a otros tipos de TCA con mayores repercusiones para la salud.