Área Privada:
  •  






Prevención de los Riesgos en Sexualidad

Tratamiento  

Click para aumentar
 







 

Algunas ITS son leves y fáciles de tratar pero otras son muy peligrosas y pueden provocar graves enfermedades, infertilidad o incluso la muerte.

En general estas infecciones ocasionan problemas de salud más graves en las mujeres que en los hombres y, además, repercuten sobre la salud del feto si la mujer estuviera embarazada.

La mayoría de las ITS son causadas por virus como el de la hepatitis B, el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) o el del herpes genital; o por bacterias como la sífilis, la gonorrea o la uretritis. También pueden estar causadas por protozoos (tricomoniasis), hongos (candidiasis) o artrópodos (piojos púbicos).

Las causadas por bacterias, hongos o protozoos si se diagnostican precozmente tienen un tratamiento eficaz y no dejan secuelas.

En la actualidad no existe un tratamiento que elimine las ITS producidas por virus aunque se puede controlar su evolución. Es el caso de la infección por VIH: actualmente puede controlarse y evitar así la aparición del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA).

También existe una vacuna contra el virus de la hepatitis B y algún  tipo del Virus del Papiloma Humano (VPH) reponsables del cáncer de cuello uterino.