Área Privada:
  •  






Actualidad

Bajas tasas de vacunación 

Sólo una de cada tres mujeres jóvenes se vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH). Muchas de las que comienzan el tratamiento, además, no llegan a recibir las tres dosis recomendadas. 

24/01/2011 

Los expertos reunidos en la última reunión de la Asociación Estadounidense de Investigación del Cáncer (American Association of Cancer Research) en Filadelfia confirmaron que, aunque la vacuna contra el VPH ha demostrado su eficacia contra varias cepas del virus de transmisión sexual, menos de un tercio de las mujeres jóvenes y adolescentes se vacuna. De ellas el 39,1% completaron sólo una dosis, el 30,1% dos dosis, y el 30,7 % las tres dosis recomendadas.


Freno en la prevención
De acuerdo con J. Kathleen Tracy, profesora asistente de epidemiología y salud pública de la Facultad de medicina de la Universidad de Maryland en Baltimore: “Las tasas de vacunación actuales no son suficientes para prevenir al máximo el cáncer de cérvix”.


Un 30% de personas infectadas
Los datos presentados por la experta sostenían que alrededor del 30% de las personas sexualmente activas de 14 a 19 años de edad están infectadas con VPH en algún momento.


¿Por qué no se vacunan?
Una encuesta realizada en el 2008 reveló que menos de la mitad de las madres estadounidenses tenían previsto vacunar a sus hijas menores de trece años contra el VPH. Mark Wakabayashi, jefe de oncología ginecológica del Centro Oncológico City of Hope de Duarte, California, piensa que parte importante de esta renuencia se debe a los rumores infundados sobre que las vacunas infantiles pueden causar autismo. El experto opina además que los padres tienden a negar la dimensión sexual de sus hijos; no considerando necesaria la vacuna para sus hijas.


¿Por qué abandonan el tratamiento?
La causa fundamental para abandonar el tratamiento entre las niñas más pequeñas son las posibles reacciones derivadas de su administración (dolor, desmayos...). El grupo de mujeres de más edad (entre 18 a 26) podría dilatar la administración de la vacuna o dejar de ponérsela al tratarse de su primera decisión médica importante y no tener suficiente responsabilidad o constancia para completarla correctamente.

Aprende cómo evitar el cáncer de cuello uterino. Inscríbete en nuestro Plan de Prevención del Cáncer del Cuello Uterino, gratis en Adeslas Prevención.

  • Volver a Noticias