Área Privada:
  •  






Actualidad

La testosterona se adapta a la paternidad 

El nacimiento de un hijo afecta a los niveles hormonales del padre, despertando en el hombre su lado más fiel y tranquilo. 

24/10/2011 

Una investigación realizada recientemente en la Universidad de Northwestern situada en el estado de Illinois (EEUU), basada en el seguimiento de 624 hombres jóvenes que se habían convertido en padres recientemente, concluyó que aquellos varones que tienen bebés de menos de un mes de vida, presentan unos niveles especialmente bajos de testosterona. Estos niveles resultaron ser aún más bajos en aquellos hombres que se dedicaban a cuidar del bebé.

Una hormona adaptativa
Los niveles altos de testosterona (también conocida como “hormona masculina”) están relacionados con el impulso sexual y también con el competitivo. El hecho de que el organismo del hombre produzca menos cantidad de esta sustancia durante los primeros meses de paternidad pone de manifiesto su capacidad de cambiar para adaptarse mejor a la nueva situación. Christopher Kuzawa, coordinador de la investigación, explica: “Nuestro estudio indica que la biología masculina puede alterarse de una forma sustancial para ayudar a satisfacer las demandas que implica el cuidado de un nuevo hijo”.

Ajustes emocionales
Esta nueva situación precisa una serie de cambios importantes en muchos ámbitos de la vida: “La llegada de un recién nacido requiere muchos ajustes emocionales, psicológicos y físicos”, explica el coordinador de la investigación.

Más fieles y más sanos
Según los investigadores este descenso de la hormona masculina, que hace al hombre más tranquilo y más proclive a la fidelidad, puede también explicar el motivo por el cual los hombres que son padres y aquellos que viven en pareja suelen tener mejor salud que los hombres solteros y sin hijos de la misma edad.

Descubre cómo mejorar el bienestar de tu hijo. Inscríbete en nuestro Plan de Cuidados del Bebé, gratis en Adeslas Prevención.