Área Privada:
  •  






Actualidad

La ropa perfecta para el recién nacido 

La piel del bebé es especialmente delicada hasta el sexto mes (especialmente en los primeros tres meses de vida). Prestar especial atención a su ropa ayudará a prevenir problemas, como alergias o irritaciones.  

01/05/2011 

Jorge Martínez, pediatra del Centro Médico Mesana, de Madrid, explica “Se recomienda lavar las prendas del bebé antes de ponérselas, tanto las nuevas como las ya usadas. De este modo se quitarán posibles restos de pegamento de alguna etiqueta, polvo del embalaje de las nuevas y restos de jabón o detergente que hayan podido quedar en las ya usadas”.

¿Detergente o jabón?
Suele ser mejor lavar la ropa con jabón neutro sin perfumes aunque, en algunas ocasiones, puede eliminar ciertos componentes de las prendas que puede hacerlas más irritantes. De acuerdo con el experto: “Lo más importante es aclarar bien la ropa para eliminar restos, ya sea del jabón, del detergente o incluso del suavizante (este último no suele usarse, ya que las fibras de la ropa de bebé son naturales y no lo necesitan). El aclarado concienzudo es especialmente importante cuando el niño padece dermatitis atópica”.

A tener en cuenta…
A parte del suavizante o jabón, también hay que considerar la suavidad o rugosidad de la ropa, la cantidad de cal que tenga el agua de lavado, que puede dejar la ropa más áspera, y el material en el que están hechas las prendas. “Dada la predisposición de irritabilidad de la piel del bebé, es importante que su ropa sea de fibras naturales, que traspiren bien, para que no sude en exceso, favoreciendo la irritación de la piel. Las más aconsejables son las prendas de hilo o de algodón. Se recomienda evitar fibras sintéticas, lycras... que dificultan la transpiración y acaban por enrojecer o irritar la piel”, añade el pediatra.

Justa y discreta
Respecto a la cantidad de ropa, el experto recomienda no abrigar al bebé en exceso “Lo más adecuado suele ser que el niño lleve una capa más que el adulto”, aconseja. Por otro lado, el pediatra recomienda evitar el exceso de los adornos de la ropa, ya que “Pueden molestar y no son prácticos. A partir de los 4-5 meses, el niño ya es capaz de coger los botones y metérselos en la boca, lo que incrementa el riesgo de atragantamiento, por ejemplo. Los lazos muy largos pueden enredarse en el cuello del pequeño y hacerle daño”.

Descubre cómo mejorar el bienestar de tu hijo. Inscríbete en nuestro Plan de Cuidados del Bebé, gratis en Adeslas Prevención.