Área Privada:
  •  






Actualidad

Prevenir el cáncer desde niños 

Usar protectores solares, vacunarse contra el Virus del Papiloma Humano (VPH), evitar el humo del tabaco, seguir una dieta equilibrada... Los hábitos saludables pueden reducir el riesgo de cáncer en tu hijo. 

24/08/2011 

Los expertos de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC según sus siglas en inglés), una organización Norteamericana de salud de prestigio mundial, recuerdan que seguir determinadas precauciones de forma cotidiana reduce las probabilidades de que los niños padezcan cáncer en algún momento de sus vidas.

Protección solar contra el cáncer de piel
La mayor parte de los cánceres de piel se pueden prevenir con una protección solar adecuada. La piel de los menores es mucho más sensible que la de los adultos y, además, los pequeños pasan mucho tiempo al aire, especialmente en verano, cuando el sol es más peligroso. Es fundamental que usen cremas que les protejan contra rayos UV. Los expertos también recomiendan que los niños y adolescentes permanezcan en zonas umbrías, especialmente a las horas de más sol; que lleven prendas de ropa que les protejan de la radiación solar; que utilicen gorras o sombreros para preservar la cara, la cabeza, las orejas y el cuello y que usen gafas de sol envolventes, que bloqueen el máximo de rayos UVA y UVB.

Vacuna contra el cáncer de cuello uterino
El VPH es un virus común que se transmite de persona a persona durante las relaciones sexuales, es la causa principal del cáncer de cuello uterino y también de muchos cánceres vaginales y de vulva. La vacuna contra el VPH protege contra los tipos de VPH que, con más frecuencia, causan esta grave patología. Se administra en tres inyecciones y, dependiendo de los países, se recomienda en niñas de 11 y 12 años de edad y niñas y mujeres de 13 a 26 años que no hayan recibido ninguna de las series ni las 3 inyecciones cuando eran más pequeñas. Los programas de vacunación contra VPH en España suelen dirigirse a niñas de 14 años.

Tabaquismo y cáncer de pulmón
La mejor manera de prevenir el cáncer de pulmón es no comenzar a fumar o abandonar el hábito si ya se tiene. De acuerdo con los datos ofrecidos por CDC, en el 2009, el 46.3% de los estudiantes estadounidenses de secundaria superior dijeron que al menos habían fumado una vez. Uno de cada cinco fumaba. Pero no sólo el fumador puede padecer patologías respiratorias, cada vez más estudios demuestran los peligros del fumador pasivo, especialmente cuando éste es menor.

 

Mejora tu salud y asegura tu calidad de vida. Inscríbete gratis en los Planes de Prevención de Adeslas

Volver a Noticias