Área Privada:
  •  






Plan de Cuidados de la Diabetes

La Diabetes 

Click para aumentar
Pinchar sobre imagen para ampliar 







 

 
La diabetes se define por una elevación estable de las cifras de azúcar en la sangre ya sea por falta de producción de insulina o por resistencia a su acción, lo que acarrea distintas consecuencias para el organismo.

En torno al 13,8% de los españoles adultos tienen diabetes tipo 2 que se configura como la epidemia más importante del siglo XXI, debido al aumento del sobrepeso y la obesidad.

La diabetes es la primera causa de:

  • ceguera por debajo de los 65 años
  • transplante renal
  • amputaciones no traumáticas
  • neuropatías periféricas
  • disfunción eréctil 

La diabetes es fundamental en la cardiopatía isquémica y en los accidentes cerebrovasculares.

Los síntomas de la diabetes por sí misma no son fácilmente reconocibles. La mayor parte de las veces se trata de un hallazgo en los análisis de sangre o por síntomas derivados del inicio de complicaciones.

Si no se controla adecuadamente, pueden aparecer complicaciones graves. Para evitarlas es necesario conocer y tener un control sobre los factores de riesgo que las originan.

La diabetes requiere un diagnóstico médico que valore, mediante una serie de pruebas, el tipo y el grado de progresión de la enfermedad, así como la presencia o no de complicaciones.

El tratamiento inicial de la diabetes depende del tipo diagnosticado. En la diabetes tipo 1 es necesaria la sustitución mediante un aporte externo de la insulina que el cuerpo no produce. En la del tipo 2, el abordaje suele comenzar con medidas para la reducción de los factores de riesgo que la están propiciando, como el exceso de peso o la vida sedentaria. En algunos casos es necesario iniciar una terapia con antidiabéticos orales (ADO) que complemente estas medidas y en los casos más avanzados, se hace necesaria la terapia con insulina.

La prevención de la diabetes exige conocer las situaciones de riesgo que pueden estar originando una pre-diabetes. Si la enfermedad está instaurada se pueden prevenir sus complicaciones mediante la adopción de un estilo de vida saludable y activo.  Combinando las estrategias de control de factores de riesgo con la terapia farmacológica –si es necesaria- y el entrenamiento del paciente en habilidades para adquirir un buen control de su sintomatología, se logra más prevención con una adecuada gestión de la salud.