Área Privada:
  •  






Plan de Cuidados del Bebé

Lactancia natural y lactancia artificial 

Click para aumentar
 







 

La leche es el alimento exclusivo del recién nacido y el alimento principal durante su primer año de vida. En función del tipo de leche utilizada hablamos de lactancia natural o materna y lactancia artificial.

Lactancia natural o materna:

Todos las organizaciones (OMS, UNICEF, Asociación Española de Pediatría, Sociedad Española de Ginecología,etc.) coinciden en que la lactancia natural o materna es la forma más adecuada para que una madre alimente a su hijo: 

  • Aporta los nutrientes precisos y adecuados que el bebé necesita
  • Fortalece el sistema inmunitario y protege al niño frente a enfermedades infecciosas y enfermedades alérgicas.
  • La leche está limpia y a la temperatura adecuada para el bebé.
  • Se adapta a la madurez del niño (la madre de un prematuro produce “leche de prematuros”) y a los requerimientos nutricionales del recién nacido:
    •  calostro (hasta el 4º día),
    •  leche de transición (del 4º al 10º día),
    •  leche madura (a partir del 10º día).
  • También se adapta al apetito del bebé y reduce el riesgo de obesidad en el niño.
  • Se adapta a la capacidad digestiva del bebé.
  • Favorece la relación madre-hijo y el desarrollo emocional del recién nacido.
  • La lactancia materna ayuda a la madre a recuperar la normalidad del útero y el peso anterior al embarazo.
  • Protege a la madre frente al riesgo de padecer algunas enfermedades como el cáncer de mama y el de ovario.

Son muy pocas las contraindicaciones para la lactancia materna. En estos casos, se tiene en cuenta el estado de salud de la madre y el estado de salud del recién nacido.

Lactancia artificial:

En la lactancia artificial se utilizan preparados y fórmulas elaborados industrialmente a partir de la leche de vaca. Cuando no sea posible la lactancia materna el pediatra recomendará el tipo de fórmula que precisa el bebé y en qué cantidades. Existen dos tipos de fórmulas de lactancia artificial:

  • Fórmula de iniciación (1): cubre las necesidades del bebé generalmente hasta el 6º mes de vida
  • Fórmula de continuación (2): va desde los 6 meses hasta el año y en algunos casos el pediatra la prolonga hasta los 2-3 años.  La fórmula de continuación constituye el componente lácteo de una alimentación ya diversificada, en la que se van introduciendo otros alimentos.