Área Privada:
  •  






Prevención de los Accidentes Infantiles

 Accidentes Infantiles en el verano 

Click para aumentar
 

En esta época hay que tener en cuenta los factores de riesgo de accidentes relacionados con la exposición al sol, la realización de  actividades acuáticas y al aire libre.

El año pasado se produjeron en España 100 ahogamientos, la mayoría en niños menores de 4 años y en piscinas privadas sin vigilancia.

En la actualidad las zambullidas son la tercera causa de lesión medular.

Por otro lado el 45% de la asistencia prestada por la Cruz Roja el pasado verano estuvo relacionada con las picaduras de medusas, arañas de mar o erizos y otro 45% por cortes y heridas.

Para prevenir este tipo de accidentes es muy importante insistir en que los pequeños cumplan unas normas mínimas de seguridad en cuanto:

Exposición solar:

  • La exposición al sol debe ser progresiva empezando desde pocos minutos al día.
  • Utilizar la protección adecuada para cada tipo de piel, aplicarla generosamente 30 minutos antes de la exposición solar y renovarla con frecuencia.
  • Ofrecerles abundante líquido (agua, zumos) para beber.
  • Protegerles de la radiación solar (sombrilla, gorras….) e impedir la insolación.
  • Si utilizan gafas de sol, estas deben tener protección 100% frente a los rayos ultravioletas y la radiación azul visible para evitar lesiones oculares.
  • En las horas  centrales del día evite que se expongan al sol o hagan deporte.
  • Al salir del agua hay que secarse bien, ya que las gotas de agua actúan como una lupa con el sol.

Actividades acuáticas:

  • Enseñarles a respetar las zonas de baño y la señalización de las playas.
  • Vigilarles en todo momento aunque sepan nadar y especialmente cuando juegan con objetos hinchables (flotadores, colchonetas…) ya que al pesar poco pueden ser arrastrados por la corriente.
  • Advertirles que deben salir del agua si se sienten mal y respetar el tiempo de digestión.
  • Evitar que se zambullan en sitios donde no se ve el fondo o hay poca profundidad.
  • Evitar que se bañen en zonas de riesgo de ríos, pozas naturales o bajo cascadas de agua.
  • Enseñarles a respetar las normas de seguridad de piscinas y parques acuáticos.

Respeto del medio:

  • Evitar que arrojen desperdicios al agua, o que utilicen envases de vidrio. Enseñarles a recoger la basura y tirarla en los contenedores adecuados.
  • Aconsejarles ir al servicio antes de bañarse y evitar que utilicen jabón/gel en las duchas al sol.

Precaución con heridas y picaduras:

  • Insistir en que utilicen un calzado especial para el agua para evitar el riesgo de heridas, cortes y picaduras en los pies.
  • Si hay riesgo de bancos de medusas conviene utilizar fotoprotectores con efecto repelente y respetar las normas de seguridad que aconsejen los servicios de vigilancia.
  • Utilizar repelentes de insectos en las últimas horas del día y durante la noche evitando el contacto con mucosas (ojos y boca), heridas, piel quemada o pliegues profundos. En ningún caso debe dejarse que los niños pequeños se apliquen el repelente ellos mismos.
  • En caso de niños pequeños se pueden proteger camas y cunas con mosquiteras. Las redes deben ser fuertes y con una malla de tamaño no superior a 1,5 mm. Deben colocarse asegurándose que no queda ningún insecto en su interior y ajustando bien los bordes por debajo del colchón.
  • Existen redes mosquiteras especiales para cunas que permiten proteger a los bebes mientras duermen. Esta medida esta especialmente indicada en menores de 2 meses en los que puede no estar indicado el uso de repelentes de insectos.
  • Así mismo, podemos colocar una tela mosquitera en el cochecito de estos niños pequeños procurando que los bordes de la misma estén bien ajustados.