Área Privada:
  •  






Plan de Cuidados del Embarazo

El Parto 

Click para aumentar
 







 

El parto se desencadena normalmente entre la semanas 37 y 42  de la gestación. 

Los días previos al parto (pródromos de parto) ocurren una serie de procesos que avisan de la proximidad del nacimiento como el descenso del abdomen, la disminución de los movimientos fetales, la aparición de contracciones irregulares y de corta duración y la expulsión del tapón mucoso.

Durante esta fase no es necesario acudir al hospital ya que aún no ha comenzado la dilatación del cuello del útero.

Sin embargo, los síntomas de parto que sí hacen necesario consultar con el ginecólogo o la matrona son: contracciones regulares, dolorosas, de al menos 1 minuto de duración y con una frecuencia mínima de 2 contracciones cada 10 minutos; rotura de la bolsa amniótica (romper aguas); sangrado vaginal abundante acompañado o no de contracciones dolorosas; ausencia de movimientos fetales.

Cada parto es diferente pero todos pasan por las mismas fases: dilatación, expulsivo y alumbramiento. La dilatación es la primera fase del parto y se mide en centímetros, la matrona va siguiendo el proceso mediante exploraciones vaginales periódicas.

La segunda fase del parto es El periodo expulsivo. Comienza cuando la dilatación se ha completado y finaliza con el nacimiento del bebé. Durante la dilatación y el expulsivo se controla el estado del feto y las contracciones del útero mediante la monitorización. La última fase es El alumbramiento y comprende desde la expulsión del feto hasta la expulsión de la placenta, el cordón y las membranas.